martes, 30 de noviembre de 2010

Colores para salones de clases

Psicología del color
Consejos para armonizar el ambiente de clase

Cuando se trata de buscar herramientas para mantener a los estudiantes concentrados, en actitud constructiva y listos para aprender, no importa si se trata de la última teoría en pedagogía o de un recurso sencillo como el manejo del color: todo lo que no hace daño, nos puede ayudar.
Sobre la psicología del color se ha hablado desde diferentes campos como la literatura –en las obras del
alemán Goethe-, la pintura –el trabajo pictórico y teórico de Kandisnky-, y por supuesto la psicología. Llegando a la conclusión de que los colores desprenden diferentes expresiones en sí mismos, capaces de influir en el ambiente y transmitir diversas sensaciones.
Emociones como calma, alegría, tristeza, maldad, creatividad, entre otras, cuentan con su equivalente
cromático, que aunque puede variar de cultura en cultura casi siempre coincide con la sensación que se desea transmitir. Teniendo en cuenta la capacidad de los colores para transformar nuestro entorno, de manera positiva o negativa, diferentes corrientes dedicadas a buscar la armonía en los ambientes que habitamos –diseño interior occidental, feng shui chino, etc.- han desarrollado fórmulas y estrategias para lograr tanto calmar como estimular emociones particulares, dependiendo de las actividades que allí desarrollemos.
En el caso de un salón de clases, el equilibrio entre emociones puede resultar complejo. No queremos que los niños sean indisciplinados pero tampoco queremos que sean pasivos. Necesitamos que sean activos y enérgicos pero al mismo tiempo ordenados. Queremos que se concentren sin ser introvertidos, entre otros. Si bien no se trata de elegir una emoción y un color y perpetuarla en el salón, sino de lograr combinaciones que dependiendo de las circunstancias ayuden a que los estudiantes se concentren y calmen o despierten y activen, a continuación elaboramos una lista de colores con sus significados para que a partir de allí cada maestro pueda elaborar su “plan cromático”.

Amarillo
Es el color más intelectual, se asociacon gran inteligencia. Es un color cálido, es el color de la luz, del sol, de la acción, del poder. Los tonos del amarillo suelen interpretarse como joviales, afectivos y excitantes. Es excelente para llevar alegría a los ambientes einspirar a actuar y llevar a cabo, por esto se recomienda en paredes y espacios que cubren grandes áreas.

Rojo
Usado con moderación, el rojo es excelente para centrar la atención de las personas; por ejemplo para bordear el contorno del tablero o para vestir cuando se quiere llamar la atención de los estudiantes. Beneficia a los niños depresivos o retraídos pues pone las “energías” en movimiento.

Verde
Es aconsejado para salones de niños de preescolar y primaria. Es el color de la vida vegetal y de la primavera, de lo que crece y da frutos, por tanto ayuda a generar nuevas ideas y a ser creativos. En salones de estudiantes adolescentes no es aconsejable pues representa a Peter Pan, el niño que nunca quiso crecer.

Blanco
Por ser la suma o síntesis de todos los colores, el blanco simboliza la unidad, el absoluto, la inocencia. Ayudar a despejar la mente y aunque puede cansar la vista también activa el intelecto a la vez que relaja. Cuando el tablero es blanco es importante fijarse que no refleje la luz porque esto crea rechazo y cansa la vista.

Azules
El azul representa la profundidad, por tanto es un tono introspectivo y sedante. Este color se aconseja, por
ejemplo, para materiales de estudio, como forros de libros, cubiertas y rayados de cuadernos, pues ayuda a la concentración en las tareas y hace el trabajo agradable por su efecto sedante.

Naranja
Por ser más cálido que el amarillo actúa como estimulante de las personas tímidas y tristes. Simboliza entusiasmo y exaltación, usado en pequeñas cantidades suele ser muy benéfico, pero en amplias extensiones se convierte en impulsivo y agresivo, por esto es mejor evitarlo en lugares u ocasiones donde se requiera concentración.

Rosa
Las mezclas de rojo con blanco producen un alto efecto relajante, se asocia con el romanticismo y la feminidad, por tanto distrae la mente de trabajos serios y de responsabilidad.

Como hemos visto no existe un único color adecuado para motivar el correcto aprendizaje y no existe tal cosa como un ambiente de clase perfecto. Sin embargo, existe la posibilidad de crear armonía y de construir un ambiente donde los cambios y flujos de emociones sean positivos.
La variedad en colores es la mejor herramienta para lograr que ellos disfruten y se diviertan mientras aprenden, basta con ver la fascinación que figuras como el arco iris ejercen sobre los más pequeños. A su vez, útiles como los lápices de colores ayudan a estimular la creatividad, la memoria y otros procesos; y si además tienen punta gruesa, suave y resistente, con buen contenido de cera para una vida útil larga, mucho mejor.
Aprender a combinar y entender la naturaleza de los colores de manera emocional les permite a los niños ver su mundo desde otros ángulos y estimula su creatividad, lo que se traduce en mejores resultados en su educación y en avances importantes para su futuro profesional. Además de facilitar la labor del docente, al poner a su disposición todo tipo de materiales que le ayudan en la transmisión de conocimientos.

Bibliografía
Moles, A. y Janiszewski, L. Grafismo funcional, CEAC Munari, 1990.
Moles, A. y Janiszewski, L. Enciclopedia de diseño, CEAC Munari, 1975.
Moles, A. y Janiszewski, L., Diseño y comunicación visual, Gustavo Gilí.
www.fengshui-mundo.com

Tomado prestado de www.eleducador.com